El Tribunal Supremo equipara españoles, europeos y extracomunitarios.